Nicole festejó sus 30 años de carrera con un espectáculo a todo color

Este sábado, el Teatro Caupolicán fue sede del show de la cantante titulado “Creo” 

A las 21:25 horas, la famosa intérprete -cuyo verdadero nombre es Denisse Laval- subió al escenario del espacio ubicado en el centro de Santiago. Vestida de negro y con su cabellera rubia totalmente libre, Nicole recibió una auténtica euforia de parte de los cientos de asistentes, que esperaron ansiosamente durante minutos para verla cantar sus grandes éxitos y celebrar junto con ella el trigésimo aniversario de su debut en el mundo de la música.

El concierto partió con Sirenas, single de su tercer álbum de estudio Sueños en tránsito (1997). A esta, le siguió Despiértame -hit que coreó con fuerza el público y en donde Nicole aprovechó para referirse a la situación actual en el país exclamandoPorque Chile despertó-. El primer bloque del recital se compuso de otros temas provenientes del disco que produjo para ella el fallecido cantante argentino Gustavo Cerati, a quien la cantante recordó mediante videos de entrevistas de la época en que trabajaron juntos, proyectados a sus espaldas. Noche, Cielos y Todo lo que quiero consiguieron que el público entrara en constante movimiento, sumado a un interesante juego de luces presentes.

El negro de su atuendo cambió a un vestido corto plateado para cerrar Sueños en tránsito y dar inicio al bloque ATP. (2006), su quinto disco, con Si vienes por mí. Después, la cantante guitarra en mano entonó Veneno, Culpables -tema en donde expresó un mensaje llamando a respetar los derechos de las mujeres, más allá del género, y exigiendo parar con la violencia contra el sexo femenino- y El camino. Hubo un momento para viajar mucho más atrás en el tiempo, recordando su trabajo debut Tal vez me estoy enamorando (1989), mediante un medley acústico que presentó acompañada de sus músicos y que estuvo compuesto por cuatro canciones: Qué hacer para conquistarlo, Bicicletas, Dejen un lugar y el tema que da nombre a su primer disco. En el cierre de este bloque, Nicole quiso agradecer a sus padres y a todos los presentes, en especial a los profesores, momento en donde obtuvo centenares de aplausos.

 

Cerca de las 22:30 hrs., comenzó el punto álgido de la velada, que incluyó un tercer pero pequeño cambio de vestuario, en donde ella volvió al escenario con un velo estilo flor sobre su vestido,  para partir el bloque que recordaba su exitoso álbum Esperando nada (1994). Sin gamulán, Esperando nada, Extraño ser, Solo el mar, Sigo buscándote y Dame luz fueron sumamente coreados por todo el público, que llegó a saltar y bailar con estos hits noventeros. Viaje infinito fue el single que inauguró el penúltimo bloque de su concierto, homenajeando al disco del mismo nombre, lanzado el 2001. Le sucedieron Amanecer, Sin ti, Háblame y cerró con Vida. El último bloque de la noche se manifestó con sonidos electrónicos, mucho indie y un mayor juego de luces que transportaron a los asistentes al más reciente trabajo musical de la chilena, Panal (2013), con Color, Románticos y Baila. Antes de despedirse, la intérprete recordó a su madre con la canción Partir, mostrándole al público fotografías y videos caseros juntas. Pequeñas cosas buenas y Hoy fueron los temas número 29 y 30 que cerraron el gran show de Nicole a las 23:48 hrs., con una cantante agradecida de la convocatoria, su equipo y con sus fans aplaudiéndola a rabiar y exigiendo una última canción.

Acá te dejamos imágenes de lo que fue esta gran noche:

 

Ph: Juan Pablo Reyes

Comentarios

comentarios