Estás En
Destacados Musica Panoramas 

Arcade Fire en Chile: Al mentón de Alí

Por: Francisco Otto

Lo de los canadienses fue tan sorprendente como ver caer a la lona al mejor boxeador de todos los tiempos.

Arcade Fire apareció la noche del 11 de noviembre por un costado del escenario del Movistar Arena, recreando la entrada de los boxeadores que se dirigen al ring para acabar con su oponente. Esa representación fue la avalancha de potencia que derrocharon los canadienses en un bombardeo que se extendió por más de dos horas.

La segunda presentación de los canadienses comenzó con “Everything Now”, canción que abre el disco del mismo nombre y que fue la excusa para iniciar esta gira y volver a Chile. Pese a las críticas de este álbum, ampliamente más débil que su antecesor Reflektor, por sus componentes electrónicos y más dance, el público comenzó a recibir el impacto que los llevó a una fiesta desde las 21:27 horas.

Pese a los ripios del sonido del comienzo, donde les costó afiatarse y canalizar el poder y energía que querían demostrar en cada interpretación, donde falló la coordinación, lograron salir adelante desde “No Cars Go”, uno de los mejores cortes de la noche. De ahí en más la confianza de los formados en Montreal en 2001 noquearon a los que repletaron la arena ubicada en Parque O’Higgins.

Siendo una banda que ha consolidado un estilo que fue destacado por David Bowie, donde violines, guitarras, bajos, teclados, batería y percusión convergen en un escenario que se transforma poco a poco en una pista de baile. Pasando la mitad del concierto una ráfaga de hits que comenzó con “The Suburbs”, hasta “We Exist” coronó la noche en una avalancha que fue ovacionada por unos fans que estaban totalmente entregados a la potencia de los liderados por Win Butler.

Camino al final del espectáculo, donde el sudor y el desgate estaba presente tanto en los asistentes y la banda, que se desgarraba para dar entregar una música y show en una noche de lunes recordable y comentable por mucho tiempo, repitieron la fórmula con la que concluyen sus presentaciones y se desatan por última vez. Así fue como tras salir del escenario brevemente, Arcade Fire regresó para interpretar “We Don’t Deserve Love” y “Wake Up”, tras una introducción de “Everything Now”.

A las 23:40 terminó la segunda vez de los canadienses en Chile, con un sonido difícil de igualar en su debut en el Lollapalooza 2014, quizá por la contención que les dio el Movistar Arena, que no fue impedimento para arrasar en una noche de celebración.

Tras despedirse de los fanáticos, que fueron destacados por su energía horas antes del recital, el ring, que ya había desaparecido, fue el recordatorio de un espectáculo que mezcló percusión, cuerdas y luces que sorprendieron tanto como ver caer a la lona a Mohamed Ali, el mejor boxeador de todos los tiempos.

Comentarios

comentarios

Related posts